Columnistas 20/7/12 - Nº 118  

 

Barrio “Las Láminas”, de Bella Unión

 

 

Dr. Daniel Volpi Avedutto

En la segunda mitad de la década de los años 90, la crisis del azúcar y la escasez del empleo en Bella Unión llevó a que paulatinamente a 3 kilómetros del centro de la ciudad, al borde de Ruta 3, se fueran construyendo unos asentamientos irregulares con ocupaciones espontáneas cuyos primeros pobladores eran del sur del país que vinieron a Bella Unión a trabajar confiados que este pago norteño sería un polo de desarrollo para siempre, pero sus expectativas no le resultaron positivas.

Dichos asentamientos son formados por pequeñas y precarias viviendas construidas con el material que estaba al alcance de sus moradores; algunas confeccionadas con chapas de cartón, otras con adobe típico de aquella época artiguista (barro y paja), pero la mayoría de ellas son construidas con maderas, pero no con maderas adecuadas, sino con las láminas de eucaliptus adquiridas en los aserraderos del medio.

Con el paso del tiempo se formó un barrio que la gente de la zona lo bautizó con el nombre de “Las Láminas” en honor a las láminas de eucaliptus con las cuales los moradores construían sus casas.

Las viviendas no son nada confortables, cuentan con 1 o 2 habitaciones produciendo estados de hacinamientos terribles. Como si fuera poco, muchas de ellas carecen de muebles, no cuentan ni siquiera con camas, hay gente que aún duermen arriba de cartones o de cajones de las fruterías colocados en el piso.

Tuve el privilegio de conocerlo muy de cerca en el año 2004, mientras cursaba el Consultorio Jurídico de mi Facultad allí en Salto.

Respondiendo a las tareas asignadas por la Extensión Universitaria, junto a un grupo de compañeros viajé cada 15 días a brindarle asistencia jurídica a los moradores del mencionado barrio, así como también a otros consultantes de diferentes barrios periféricos de Bella Unión.

Trabajábamos en la Sede de la Asociación Civil del Pueblo “Las Piedras”, donde funciona el Centro CAIF “Las Almendras”.

Esa mencionada institución está ubicada de frente al Barrio “Las Láminas”. La Ruta 3 separa ambos barrios (Las Piedras y Las Láminas).

Allí en el Centro CAIF pasábamos las tardes atendiendo a esa gente carenciada, lo hacíamos con gusto y satisfechos de solucionarles los problemas.

Aquel año era un año electoral y el Frente Amplio se perfilaba como triunfador en esas elecciones por primera vez en la historia.

Recuerdo que “Las Laminas” fue objeto de proselitismo por parte de la Izquierda. En las tribunas y en los medios de prensa los dirigentes frenteamplistas se referían a ese barrio como el más pobre del Uruguay, el que sufría la mayor indigencia, en él los niños eran desnutridos y se morían de hambre, además existían pestes como la hepatitis debido a la falta de higiene y otras barbaridades más.

Según ellos la culpa de toda esa desgracia la tenían los partidos tradicionales por haberlos dejado en ese estado. Ellos prometían que de llegar al gobierno todos esos problemas de la miseria y la indigencia se iban a terminar y todos los moradores iban a contar con trabajo digno, alimentación, servicios de salud sólo para el barrio, viviendas confortables y otras soluciones en corto plazo.

Eran abundantes los baluartes frenteamplistas de los sectores más radicales en ese barrio.

La Dra. María Elena Curbelo, una médica militante del MPP en esos momentos era la persona que más aparecía en los medios hablando del barrio.

Fue la misma persona que trajo a la zona un médico trucho, que mucho ha dado que hablar en 2006, aquél joven que apenas tenía ciclo básico de Secundaria pero se hizo pasar por médico egresado en Cuba, atendía en las policlínicas de la zona e inclusive medicaba a los pacientes.

Eso fue denunciado en su momento por el Diputado Rodolfo Caram en el Parlamento y también por el Ex Diputado, hoy Edil, Dr. Aldorio Silveira en la Prensa y la Junta Departamental.

La policlínica existente en el barrio no fue construida con fondos del Gobierno; tengo en mi archivo una foto del cartel que textualmente dice: Aquí se construirá la Policlínica “Las Láminas”. Con fondos del Fons Catalá – Casa Charrúa – España. Fundación Puente al Sur.

Han pasado 7 años de gobierno del Frente Amplio. Hace pocos días pasé por allí para dirigirme al Centro CAIF “Las Almendras”, observé de paso a “Las Láminas” y me dio la fuerte impresión de que esencialmente todo sigue igual al año 2004. Si han mejorado algunas viviendas, eso se debe al esfuerzo personal de sus moradores. No se ve inversiones en obras.

A comienzos de junio vi un informe en Diario El País redactado por el periodista Freddy Fernández, donde en su primer párrafo dice: “Criticada hasta por los dirigentes oficialistas, la situación del Barrio Las Láminas no ha cambiado en siete años. Aún no hay viviendas pese a las promesas del programa del gobierno para erradicar asentamientos. Los vecinos están en pie de guerra”.

El mencionado informe también fue publicado en el diario artiguense “La Noticia”, con fecha del 7 de junio del corriente año.

Lo que hizo el partido del Gobierno con ese barrio fue jugar con las necesidades de esa gente, se aprovecharon de la situación y les prometieron soluciones mágicas.

Los moradores de Las Láminas hoy se encuentran cansados y desmoralizados y exigen las soluciones de forma urgente, por eso hoy los delegados de la comisión barrial salen a los medios a dar a conocer esta situación como la única forma de presionar a que cumplan con lo prometido.

Quiera Dios que pronto cuenten con las viviendas dignas y sobre todo una vida digna, las personas no se merecen tantos cuentos y manoseos de parte del Gobierno.
 

Boletín  Electrónico de La Democracia digital

Gratuito