Informe Especial  -  20/7/2012 - Nº 118                

Gandini: “El diseño de la organización municipal de limpieza

está devaluado y deteriorado”

 

Una vez más nos tapó la basura

 

El colapso de la recolección de residuos domiciliarios

se está volviendo rutina

 

Otra vez problemas con la recolección de residuos. Una semana en la que colapsó el sistema y las autoridades no pudieron explicar satisfactoriamente en la Junta Departamental por qué no previeron lo previsible.
Sobre este tema y el origen de todos los males en la Intendencia de Montevideo, La Democracia consultó al diputado Jorge Gandini. Para el legislador el problema está claro: “Para conducir la gestión municipal se requiere liderazgo y para liderar se requiere saber adónde se va”. Pero “la intendencia no tiene claro su rumbo, y la intendenta mucho menos dotes de liderazgo para enfrentar los conflictos en los que habitualmente convive la ciudadanía”.
Gandini no reclama la remoción de las autoridades de la división limpieza, pero la recomienda, porque “con este equipo, obviamente los resultados no van a estar. Es un equipo agotado igual que la propia gestión”.

L.M.

 

Los últimos problemas suscitados con la recolección de basura pusieron al descubierto, una vez más, lo que ya más de la mitad de los montevideanos coincide en señalar: La gestión de Ana Olivera como Intendenta de Montevideo fracasó.
La intendencia capitalina es administrada por el Frente Amplio desde 1990 y desde esa época, primero Tabaré Vázquez, después Mariano Arana (durante dos períodos), y luego Ricardo Ehrlich, prometieron solucionar los problemas de limpieza del departamento. Sin embargo, cada vez parece menos probable que la promesa se cumpla y sobre todo, menos probable que los montevideanos crean en ella.
De acuerdo a una encuesta realizada por el Instituto Factum, el 56% de los montevideanos desaprueba la gestión de la intendenta Ana Olivera, sólo un 33 % la aprueba, y el 9% tiene una opinión neutra.
Comparando su administración con las de Tabaré Vázquez y Mariano Arana, la desaprobación de Olivera “se hace más visible”.
En el año 92, Tabaré Vázquez (con dos años de gestión) tenía 59% de aprobación, Arana en su primera gestión, 57% y en el 2002, 59%.
Ehrlich a los dos años de gestión “estaba mucho más abajo”; tenía 43% de aprobación, y Ana Olivera sigue la tendencia. Apenas registra 33% de aprobación.
Desde el primer gobierno del FA en Montevideo hasta el de Ana Olivera ha habido “una baja importante en la aprobación que hacen los montevideanos sobre la gestión”.
El Instituto Factum realizó la encuesta nacional en el primer semestre de 2012 y la presentó en canal 4 el 10 de julio. Se basó en 968 casos representativos del 100% del electorado (urbano, suburbano y rural).
Al mes de asumir la actual intendenta el 29% de los montevideanos aprobaba la gestión, y al cumplirse un año de su administración en el primer semestre de 2011, el 42% aprobaba la gestión, pero ahora cae al 33%.
“Se ha mantenido un aumento en el nivel de desaprobación, comenzó con un 39% de desaprobación, aumentó a 41%, en el 2011 se amplía la desaprobación, y en el 2012 vuelve a ampliarse hasta el 56%”.”Lo que se da es una polarización”, en la cual “el nivel neutro se va achicando a medida que pasa el tiempo y crece la desaprobación”.
En cuanto a las dificultades que vivimos los montevideanos la semana pasada por la acumulación de basura en el departamento, según el diputado Jorge Gandini no es producto de un conflicto.
Los funcionarios “simplemente” decidieron no hacer horas extras “porque no se las pagan desde el mes de marzo, y cuando alguien no cobra horas extras tiene derecho a decirle a la administración: No las hago más".
La intendenta de Montevideo, por su parte, arremetió contra los funcionarios municipales por no aceptar hacer horas extras y organizar asambleas durante el horario de trabajo.
“Hay un grupo de funcionarios con una nueva modalidad que es la negativa a trabajar sin declarar que están en conflicto”. Asimismo aclaró que “una hora de asamblea equivale a 500 contenedores sin recoger”.
En el mes de noviembre del año 2011 la Intendencia de Montevideo presentó el Plan Director de Limpieza 2011-2015, e identificó el “problema focal”: “Ciudad sucia, calidad ambiental deteriorada y mala imagen institucional”.
Según el Secretario General de la Intendencia, Ricardo Prato, el Plan Director está sufriendo retrasos porque el equipamiento nuevo aún no ha llegado a la ciudad. Por esa razón el sistema de recolección debe basarse en horas extras. El jerarca explicó que “siempre que hubo falta de vehículos se dieron horas extras”, por eso cuando no se cumplen, como ha sucedido desde el miércoles 4, colapsa el sistema.
Las medidas afectaron tanto el sistema de contenedores como la recolección manual que se efectúa en los barrios periféricos.
“¿Cómo que no llegaron los equipos?”, respondió el diputado Jorge Gandini, visiblemente sorprendido ante la consulta de La Democracia sobre los dichos de Prato.
“Los invito a hacer una excursión conmigo al galpón que está en la calle Corrales y Callao, y verán allí desde hace algunos meses parados tres camiones nuevos levanta contenedores y seis camiones abiertos que no andan porque no tienen choferes. Cuando vengan los nuevos tampoco van a tener choferes”, advirtió.
“Esas son simplemente excusas que se buscan para explicar el tema ante la ciudadanía que no tiene toda la información. Pero ya llegó equipamiento hace mucho tiempo; lo que no tienen es gente que los pueda poner en marcha”, explicó.

Pocos funcionarios e imprevisión

Desde el año 2004 la cantidad de basura que anualmente ingresa al Servicio de Disposición Final ha aumentado de menos de 500.000 toneladas a 950.000, pero esto no ha sido acompañado de la contratación de nuevo personal.
Según cifras de ADEOM, en 1990 había 2.600 funcionarios en el sector limpieza; hoy hay menos de mil. La IMM ha recurrido a convenios con ONGs, pero el sindicato estima que necesitan por lo menos 200 peones más para trabajar en la recolección, que en la mayoría de los casos se hace tres veces por semana.
Jorge Gandini coincide con ADEOM en cuanto a que faltan funcionarios.
En su opinión “el diseño de la organización municipal de limpieza está devaluado y deteriorado. Debe rearmarse. No puede reposar en el horario extraordinario para hacer tareas ordinarias, y no puede echarse siempre la culpa a los funcionarios, cuando estos realizan una tarea nada menos que de recolección de residuos, en un horario que a veces alcanza las 10 o las 12 horas por jornada.
La intendencia tiene que resolver este problema de falta de funcionarios, resolver su relación con ese sector de funcionarios a través del diálogo pero también del mando, y luego ponerlo a andar.
Si no hacen eso, podrán hacer los planes que sean sobre el papel y vamos a ver la ciudad de Montevideo igual de sucia”.
Las horas extras y las condiciones laborales de los obreros de limpieza han sido motivo de infinidad de conflictos entre la IMM y ADEOM.
Según explicó el legislador, los funcionarios hacen el trabajo a través de horas extras porque no hay la cantidad de trabajadores suficientes. Esto ocurre porque hubo una disposición de retiro incentivado a la que se acogieron muchos funcionarios de limpieza y la intendencia no ha podido resolver el ingreso de nuevos funcionarios a tiempo.
Ya hubo un diseño que tenía un componente de horas extras muy importante, porque desde la administración de Tabaré Vázquez se había reducido el horario de trabajo de 8 a 6 horas. Esa reducción horaria provocaba que el trabajo se hiciera en base a muchas horas extras.
Ahora la situación se ha agravado por la falta de funcionarios.
“Si además no se pagan esas horas extras, como no se pagaban desde marzo, obviamente que en algún momento y con todo el derecho, lo trabajadores dejan de hacerlo y el sistema colapsa. Lo increíble es que sabiendo que estas cosas pueden pasar la intendencia no tuviera un plan B, un plan de contingencia para poder resolver ese asunto”, comentó Gandini.
Montevideo genera 2200 toneladas de basura por día y si un día no se recoge, al día siguiente hay que recoger el doble. Cuando esto ocurre, se satura el sistema.
Por lo tanto “hay que tener planes de contingencia para la emergencia que se produce, pero la intendencia hace de cuenta que no va a tener estos problemas. Los oculta, los evita, y luego el problema explota.
Pasado el tiempo vuelve a iniciarse un proceso igual, y la intendencia demuestra que nunca pensó qué iba a hacer si le volvía a pasar. Ahí hay un problema de gestión y de falta de previsión”.
En el 2010 la ciudad llegó al límite de la emergencia sanitaria. El gobierno departamental decretó la esencialidad del servicio y los militares salieron a la calle para levantar la basura acumulada.
Mientras duró ese conflicto ADEOM tampoco hacía las horas extras correspondientes a la limpieza de contenedores. A eso se le sumaron los paros por sector, lo que provocó que se acumularan en reiteradas oportunidades hasta por 72 horas las 2.600 toneladas de residuos diarias que producían los vecinos en el 2010.
Durante el año 2011 el Departamento de Desarrollo Ambiental utilizó más de 300.000 horas extras, y cada vez que los funcionarios no hacen horas extras el problema se reaviva.
La intendencia demuestra no haber tomado medidas para actuar rápidamente cuando se distorsiona la recolección de residuos, que alcanza las 2,3 toneladas diarias.
En esta ocasión el Director de Limpieza de la Intendencia, Andrés Martirena, había anunciado en la Junta Departamental que la ciudad quedaría limpia el viernes pasado. Sin embargo la noche del domingo aún había contenedores desbordados en algunas zonas del departamento.
El martes de esta semana el Director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia, Juan Canessa, afirmaba que la recolección de residuos era normal, aunque reconocía que "aún puede quedar algún caso puntual por corregir".
La Presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier se refirió a la gestión de la Intendenta Ana Olivera y atribuyó la desaprobación que sufre al “tema de la basura”.
En su opinión, "la propia intendenta ha planteado las dificultades de la gestión de limpieza por considerar que no se estaba dando todo el esfuerzo en el cumplimiento de la tarea". Xavier también afirmó que "hay un comportamiento ciudadano al que hay que prestarle atención, porque si se dan dificultades con los trabajadores encargados de la limpieza, también es cierto que la ciudadanía no colabora cuando tiene que colaborar".
 

Explicaciones insatisfactorias

en la Junta Departamental y otros problemas
 

Los directores de Desarrollo Ambiental, Juan Canessa; de la División Limpieza, Andrés Martirena; y de Gestión de Recursos Humanos y Materiales, Jorge Basso fueron convocados a dar explicaciones de lo sucedido a la Junta Departamental el 12 de julio, porque según argumentó el edil Enrique Arezo, “luego de dos años de esfuerzos estériles, la ciudadanía necesita soluciones urgentes que estos funcionarios evidentemente no han podido dar".
Una vez escuchadas las respuestas de los jerarcas, la Bancada del Partido Nacional manifestó su disconformidad con las mismas en una declaración donde exige a la Intendenta Ana Olivera promover con carácter urgente cambios en la conducción de los servicios que aseguren el cumplimiento efectivo de un servicio esencial para la población.
También reitera el compromiso de los ediles del Partido Nacional de participar y contribuir en todos los ámbitos aportando ideas y propuestas para la solución de un tema que desde el inicio de la gestión de Gobierno Departamental no ha sabido resolver.
Veinte días antes de producirse el último episodio con la recolección de la basura, la intendenta Ana Olivera afirmó en radio Carve que no lograr la limpieza en la ciudad impide ver y disfrutar otros avances, como por ejemplo la “decoración de calles y plazas” y la instalación de flores en canteros de avenidas de la ciudad.
Sin embargo, agregó: “Hoy los problemas que tengo no son con la recolección; los problemas que tengo son otros”.
Sobre esta afirmación de la jefa comunal, Jorge Gandini expresó: “Coincido con ella. Tiene otros problemas; también. Está llena de problemas y está llena de plata”.
Gandini recordó que cuando Tabaré Vázquez inició su gestión como intendente, el presupuesto de la intendencia era de 80 millones de dólares, pero destacó que hoy son 547 millones de dólares.
“Recursos hay, pero con ellos no se pueden resolver los problemas, porque lo que tiene la intendenta es un grave problema de gestión, falta de ideas, y una permanente relación de conflicto entre los diversos sectores entre los cuáles se ha repartido la gestión adentro.
Mientras unos sectores gestionan unas áreas con un pensamiento, otros gestionan otras con pensamientos diferentes, y ese choque anula e impide gobernar. Esos son los problemas reales de la intendenta que se ven con la basura. Otros demoran más en verse, como el deterioro del pavimento, de la estructura vial, del alumbrado”.
“La intendencia reacciona cuando tiene problemas. Durante diez años no podó los árboles de Montevideo. Dijo que había desviado los recursos para atender la crisis del 2002, hasta que un árbol cayó, mató a una persona, apareció la plata y la intendencia podó medio Montevideo.
Con los carritos pasó lo mismo. En dos años, con la normativa que está vigente, levantó tres carritos. Tuvo que ocurrir un accidente fatal para que la intendencia en un día levantara veintitrés carritos.
Los hechos demuestran que la intendencia reacciona frente al problema pero no los resuelve de fondo. Esos son los problemas que tiene”, concluyó.

Contenedores y clasificadores. Temas que deben resolverse.

Para atacar el problema de la clasificación de residuos en la vía pública la Lista 71 del Herrerismo plantea medidas legislativas nacionales y departamentales articuladas
En momentos que para los clasificadores se propone seguir por la ruta del simple asistencialismo o la prohibición pura y dura, la Lista 71 entiende que este tema es de alta complejidad social, por lo cual debe iniciarse un firme proceso para su inclusión en el trabajo formal combinando esfuerzos en lo nacional, lo departamental y también de los propios clasificadores.
El Proyecto de Ley que se presentará incluye beneficios para las empresas que tomen a clasificadores en su plantilla, con especial énfasis en jóvenes clasificadores que buscan trabajo por primera vez, o aquellos jóvenes no calificados que sean capacitados para romper el circuito de la pobreza.
El Proyecto de Decreto Departamental sigue el mismo concepto vinculado al trabajo. El problema tiene mayor dimensión en Montevideo por lo cual la Intendencia debe hacer un esfuerzo mayor a través del compromiso que todos los partidos políticos en la Junta.
Los clasificadores también deben hacer su parte, al insertarse en el circuito formal de trabajo deben entrega su carné, su chapa su carro y el caballo como forma de cortar el desplazamiento de esa herramienta a otro miembro de la familia y reproducir el problema.
Las medidas presentadas por la Lista 71 tienen por objeto disminuir el número de clasificadores que actúan en la vía pública, y trabajando con sensibilidad social, impulsar un plan paralelo que logre su progresiva disminución, la exclusión de su circulación y la construcción de plantas de clasificación antes del año 2015.
La Lista 71 entiende que debe enfrentarse con tolerancia cero el trabajo infantil y adolescente en la recolección de la basura, es un gran problema para los niños y sus familias y para la sociedad toda. Es una grave concesión a la exclusión no encarar decididamente este problema.
Tampoco será tolerado el maltrato animal.
Es propósito de la Lista 71 que la Intendenta Ana Olivera oriente su acción a no tolerar la clasificación en la propia volqueta. Es una acción perjudicial para la limpieza y la salud pública, tanto como lo es la circulación en horarios pico del tránsito.
Sobre el tema de los clasificadores Gandini opina que hay que encontrar una solución que permita que estas personas mantengan su actividad, pero no a través de carritos que recorran la ciudad.
“Si no se resuelve eso, no hay solución de fondo. Primero que nada hay que ordenar la ciudad, para después resolver algunos problemas como los de la recolección informal de residuos que hacen los clasificadores. Pero también hay que tener el don de mando suficiente para dialogar primero, y resolver después, la relación con los funcionarios”.
En relación a los contenedores, Gandini dijo a La Democracia:
“A mí no me gustan, pero hoy es lo que tenemos, y hay todo un desarrollo y una inversión en ese sector. Pero no hay sistema de recolección de residuos formal que funcione, si funciona un sistema de recolección informal paralelo. Dicho de otro modo. Por más bien que se gestionen los contenedores, si hay quince mil personas viviendo del reciclaje, no va a estar limpia la ciudad. Hay que resolver el problema de las personas que viven del reciclaje donde se ha generado un circuito económico muy importante, porque los residuos generan más de 150 millones de dólares por año, declarados. Deben generar más, y ese circuito es el que estimula la existencia de clasificadores”.

L.M.

  

 

Suscríbete al Boletín  Electrónico quincenal de

La Democracia digital

Gratuito


 

=La Democracia= Digital

www.lademocracia.info

 

Director

Dr. Jorge Bartesaghi

 

Editor

Aníbal Steffen


Síguenos en