Columnistas 3/8/12 - Nº 119  

 

Remando en el barro

                          

Anibal Steffen

Alguien dijo alguna vez que negociar con los Kirchner es como nadar en una piscina de dulce de leche. Si nos referimos al maltratado asunto del dragado del canal Martín García, debiéramos decir que es –y será- remar en el barro.
¿Qué pasó en Brasilia? Es un gran misterio.
Cristina Kirchner dijo días atrás que el tema está siendo tratado por la cancillería y consideró “innecesario” hablar del asunto en privado con presidente uruguayo.
Mujica, mientras tanto, dijo que hablaría del tema con su colega argentina en ocasión de la reunión de Brasilia y canchereó afirmando que él no precisaba libreto y hablaría de lo que creyera conveniente.
¿Cristina accedió a negociar con Mujica el dragado del canal?
En conferencia de prensa antes de retornar a Uruguay, Mujica dijo que estuvo reunido "toda la tarde (con Fernández)". "Pero yo no voy a hablar nada de eso, porque cuando más se habla peor es. Espero que las cosas se encaminen y tomen el curso que tienen que tomar, y podamos solucionar este problema", dijo según la versión del diario El País.
Pero las versiones de la prensa argentina no coinciden. Si es cierto que estuvieron reunidos “toda la tarde”, extrañamente tal cosa no fue detectada por los periodistas.
Por ejemplo, el diario Clarín, escribió el pasado miércoles: “Decididos a evitar, según dijeron en la delegación argentina, que la cumbre de ayer se viera “contaminada” con una disputa con Uruguay, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner prefirió abstenerse de un encuentro especial con su colega José Mujica. El uruguayo albergaba la esperanza de sentarse a conversar sobre el nuevo altercado que enturbia las relaciones: el dragado del canal Martín García, en el Río de la Plata”.
Clarín cita a “fuentes de la delegación argentina y uruguaya” negando la consumación de la reunión bilateral.
El diario La Nación, en cambio, parte del supuesto de que la reunión se llevó a cabo y. aunque no informa dónde ni a qué hora se produjo, afirma que en ella “hablaron en tono descarnado. No llegaron a una solución de fondo, pero sí acordaron bajar el tono de la disputa y dejar de discutir en público sobre el tema”.
El periodista Joaquín Morales Solá en su columna de opinión escribió el miércoles que: “Los intereses de Uruguay están ahora en el dragado del canal Martín García. Por eso, ayer (Mujica) conversó brevemente con la presidenta argentina y convinieron en sacar el escándalo de la tapa de los diarios. Es lo que quiere Cristina más que cualquier otra cosa.
En síntesis: si hubo o no reunión no queda claro. Pero si la hubo, lo que queda cristalino, es que Cristina consiguió la que ningún asesor de Mujica logra: que se calle. Y eso es lo único que a la presidenta le interesa.
Así suele ser el famoso intercambio de ideas entre Mujica y Cristina. Él lleva sus ideas y vuelve con las de ella.
Lo cierto es que hasta Mujica sabe que el gobierno argentino no quiere profundizar el dragado del Martín García y que hará todo lo posible para entorpecerlo.
La guerra de puertos entre Montevideo y Buenos Aires, lejos de haber terminado, se agudiza en la misma medida en que crece la importancia del comercio marítimo.
El diario Clarín afirmó que “la fuente (uruguaya) consultada por este diario fue inclusive más allá: “Desde hace más de dos años, de muy buena fuente, sé que la profundización del dragado del canal no va a salir”, dice, “entre otras cosas porque para el gobierno argentino la preeminencia del canal Mitre sobre el Martín García es fundamental, para realzar el puerto de Rosario, al que considera estratégico”, añade.”
Deseo fervientemente equivocarme. Pero todo me hace pensar que Mujica volvió una vez más desairado y con las manos vacías. Y esta vez, sin siquiera las sonrisas seductoras de Cristina.
Eso si, obtuvo su pequeña venganza: les contagió las faltas de ortografía.
Mujica le dice a La Nación: “Hay avances, va a haber avances” y el periodista, tal vez advertido sobre las dificultades idiomáticas del presidente uruguayo, o a causa de sus propias carencias, escribe: “Hay avances, va a ver avances”.

    Anibal Steffen

SUSCRÍBETE

Boletín  Electrónico de La Democracia digital

Gratuito

Noticias por email

 


 

Síguenos en Facebook