Recibe las novedades de La Democracia por email.

 

Suscríbete

Entrevistas 3/8/12 - Nº 119                                           

 Diputada Ana Lía Piñeyrúa, precandidata presidencial de UNA

La gente nos reclama: “júntense y sáquenlos”

 

La diputada Ana Lía Piñeyrúa opinó que antes de fin de año debería estar definido el candidato presidencial de Unidad Nacional.
En entrevista con La Democracia, afirmó que en el Frente Amplio, hay un conjunto de personas que “no tienen especial predilección por los mecanismos democráticos”. Recordó que “el fracaso” comenzó en gobierno de Vázquez y advirtió que “no hay que dejarse engañar con que hay radicales y moderados, mejores y peores. Podrán tener diferencias ideológicas pero son todos lo mismo” y “para tomar decisiones están todos juntos”. Son las cosas que tenemos que tener muy claras a la hora de convencer a la gente que el cambio somos nosotros”, expresó.

 
Por Aníbal Steffen


¿En el reciente congreso de la UNA se llegó a alguna conclusión o
se avanzó en el análisis de cómo se definirá la candidatura
presidencial del sector?

El congreso nunca fue pensado para eso. Cuando empezamos a imaginar el congreso, que fue una iniciativa del Dr. Lacalle, todo apuntaba a realizar un evento para juntarnos, intercambiar ideas y propuestas entre todas las personas que habían sido electas en
algún nivel del Partido, como convencionales departamentales y nacionales, alcaldes, concejales, más personas relevantes de las distintas agrupaciones. Nunca se pensó en hablar de candidaturas ni en plantear mecanismos de elección de candidatos.

¿Y fuera del congreso, entre los dirigentes de la UNA existe algún
consenso sobre el mecanismo que se usará para definir quién
será el candidato del sector?

No. Ni siquiera estamos de acuerdo en cuanto a la fecha.
Por ejemplo, Luis Alberto Heber y yo, estimamos que la decisión tiene que tomarse antes de fin de año. Que es necesario tomar todo el año 2013 para fortalecer la candidatura de quién sea electo como candidato presidencial por la UNA para las elecciones internas de 2014.
Otros piensan que debe ser más adelante. Es un tema lo vamos a estar discutiendo en los próximos días porque hay que definirlo. Y además de la fecha, tenemos que resolver de qué manera se elige el candidato, que no es un tema fácil.
Si se cumpliera el deseo de Luis Alberto y mío de que la decisión se tome antes de fin de año, evidentemente el mecanismo habrá que resolverlo rápidamente.

La resolución que emitió el congreso, y cosas que se dijeron dentro de él con respecto al gobierno, causaron fuerte reacción del oficialismo. ¿Estamos entrando en una etapa de confrontación creciente? ¿Esto es apenas una muestra de lo que será el clima de las elecciones nacionales?

Fue una declaración fuerte, que hizo señalamientos importantes, aprobada por la unanimidad de un congreso que fue muy numeroso, lo que le da todavía más fuerza. Pero en realidad no dice nada nuevo. Yo vengo hablando desde hace mucho tiempo de la pérdida de la calidad de la democracia en nuestro país.
La anulación de la Ley de Caducidad fue uno de los episodios más notorios en los cuales se violentó a sabiendas la Constitución. Ya allí hablábamos de la pérdida de la calidad de la democracia.
También cuando se amenazaba a los medios de comunicación con el tema de la publicidad oficial. Ahora nos acordamos porque se está hablando de los medios de comunicación con relación a la violencia y a la inseguridad. Pero hay episodios anteriores en los cuales también se presionó a los medios de comunicación y se
apuntó a la autocensura en forma solapada.
Son episodios que venimos denunciando desde hace mucho tiempo. Al Partido Nacional siempre le ha preocupado el ejercicio pleno de los derechos en un marco democrático. Y por ello, la declaración del congreso de Unidad Nacional hace especial énfasis en ese tema.
Se puede hacer una larguísima lista de dichos y de hechos que van en el sentido que denuncia la declaración, de sesgos autoritarios y totalitarios en la manera de hacer las cosas o en cosas que se dicen.
Si uno hace un resumen de los dichos de la senadora Topolansky o de la senadora Constanza Moreira, se va a dar cuenta de que hay allí, en el Frente Amplio, un conjunto de personas que no tienen especial predilección por los mecanismos democráticos.

En torno actuación uruguaya frente a la crisis política paraguaya y al ingreso de Venezuela al MERCOSUR, ¿Cómo juzgas la forma en que el presidente Mujica definió la situación y justificó su actuación, diciendo que lo político superó a lo jurídico?

Esa afirmación del presidente Mujica es una de las más graves que yo he escuchado, en el sentido de lo que estamos hablando, porque es propia de un dictador o de un monarca. El respeto por lo jurídico es la garantía de cualquier sociedad democrática y del respeto de los derechos de todos los ciudadanos.
Si hay alguien que cree que lo político puede superar lo jurídico, es gravísimo. De lo más grave que escuché últimamente. Que además pone fin a un episodio lamentable en el que también se pone en tela de juicio el respeto por los parámetros democráticos.
Uruguay, Argentina y Brasil cuestionaron la decisión de un senado, cuya integración podrá gustarnos o no, pero que fue electo por el pueblo paraguayo. Un senado que siguió un mecanismo constitucional que, podremos pensar que el presidente Lugo tuvo poco tiempo para preparar su defensa. En fin, todo eso es opinable. Lo que no es opinable es que nosotros debemos respetar las decisiones que en el uso de sus legítimas potestades constitucionales, adopta un senado elegido por el pueblo.
Y utilizar la suspensión de Paraguay para, tras cartón, votar el ingreso de Venezuela al Mercosur, violentando todas las normas del organismo y violentando además la voluntad del parlamento paraguayo que no aceptaba Venezuela entrara, es todo un episodio gravísimo, desde el punto de vista democrático, que
termina con esa alarmante frase del Presidente Mujica.

Esa alarma no parece siquiera rozar al público en general. Uno no percibe ninguna reacción social frente a hechos que a los observadores un poco politizados nos parecen escandalosos desde el punto de vista institucional. ¿Debemos concluir que la sociedad está mucho más preocupada por el bolsillo que por los valores que fueron tradicionales en Uruguay?

A mi me preocupa que la gente no advierta demasiado esas cosas.
Por eso me parece bien que el Partido las ponga arriba de la mesa y hable de estas cosas. Porque a veces hay que llamarle la atención a la gente.
La pérdida de la calidad democrática, es un proceso. Muchas veces pasan los hechos inadvertidos. Y la sumatoria de esos hechos, le hace llegar a uno a determinadas conclusiones.
Por eso la oposición y concretamente la UNA tiene que estar haciendo señalamientos de esta naturaleza para que la gente advierta y tome conciencia.

¿Qué opinión te merece la respuesta de la presidenta del Frente Amplio?

Es otra cosa de la cual la gente tiene que tomar conciencia. En realidad, la senadora Xavier, cuando nos responde, nos da la razón. Porque no nos contesta. No habla del respeto a los valores democráticos por parte del gobierno, ni refiere a ninguno de los otros episodios que nosotros públicamente hemos señalado
como de sesgo autoritario o totalitario. No nos contesta.
Se limita a hablar del pasado. Y habla nada menos que del episodio de El Filtro, que fue una demostración de lo que es una concepción autoritaria y antidemocrática del Frente Amplio.
Tenemos que recordarle a los mayores y hacerle saber a los más jóvenes, que fue el Frente Amplio el responsable directo de aquellos acontecimientos.
Estaban detenidos presuntos terroristas pertenecientes a la ETA cuya extradición fue solicitada por España y dispuesta por la Justicia uruguaya. Lo que había que hacer era cumplir con el fallo judicial.
Lo que quiso el Frente Amplio fue impedir que su cumpliera la decisión de la justicia. Y recuerdo ver en la televisión al Dr. Tabaré Vázquez saludando a los que estaban rodeando el Hospital donde estaban los etarras.
Esos son síntomas de falta de convicciones democráticas. Y que lo haya recordado la senadora Xavier es preocupante, porque parece haber olvidado quién fue el verdadero causante de aquello que terminó horrible, con un muerto.
El gobierno uruguayo tenía la obligación de cumplir con el fallo judicial. Y los incidentes fueron provocados por el Frente Amplio que quiso impedirlo.
Y otra parte de la respuesta de la senadora Xavier recuerda episodios de la campaña electoral del Dr. Lacalle, quien, por otra parte, ni siquiera va a ser candidato.
Entonces, la respuesta escrita -o sea que fue pensada- nos da la razón. No habla de sus convicciones democráticas, ni de las convicciones democráticas de la coalición que integra. Eso es lo grave.

Otras respuestas de dirigentes frenteamplistas le restan importancia a las denuncias o a las críticas nacionalistas, con el argumento de que el Partido Nacional ya está en campaña electoral...

Entonces resulta que el escándalo de Pluna estalla porque nosotros estamos en campaña electoral. Es increíble.
Fundieron la aerolínea de bandera que teníamos y la culpa la tenemos nosotros porque estamos en campaña electoral. Todo lo que denunciamos es porque estamos en campaña electoral, y no es así.
Campaña electoral fue la del Frente Amplio que tuvimos hace poco, que atestaron la radio, la televisión, la vía pública… todo estaba lleno de propaganda. Eso es una campaña electoral.
Nosotros estamos cumpliendo con nuestra misión que es la de ejercer la oposición.

Hay mucha gente que opina que la oposición es muy tenue.

Es cierto. Yo recorro el país y en todas las reuniones hay alguien que pregunta qué está haciendo la oposición. Yo les contesto que hacemos todo lo que está a nuestro alcance. No es que hayamos empezado ahora. Unidad Nacional estuvo en esta línea desde la primera hora y lo seguiremos haciendo.
Tal vez haya problemas de comunicación que hacen que la gente no se entere o no lo vea.
Las interpelaciones, si bien no terminan con la caída de los ministros porque el Frente Amplio tiene mayorías parlamentarias, han puesto en evidencia muchas cosas.
Recordemos, por ejemplo en el caso de Pluna, que el senador Moreira viene siguiendo el tema desde que el gobierno de Tabaré Vázquez con Astori de Ministro de Economía, encontraron ese “fantástico” socio para Pluna. Moreira hizo una interpelación por la forma en que fue seleccionado el socio.
En mayo pasado fuimos a presentar una denuncia al juzgado del crimen organizado, antes que Campiani se fuera y nos dejara el fardo.
Entonces, es una historia con un final horrible, pero muy previsible. Y el Partido Nacional hizo lo que debía hacer y ejerció la oposición mediante los mecanismos constitucionales y jurídicos que corresponden.

Si bien la imagen del gobierno se deteriora y las encuestas muestran un declive de la intención de voto hacia el Frente Amplio, esos votos van a parar a la bolsa de los indecisos, no los capitaliza la oposición. ¿Cómo se modifica esa coraza cultural que bloquea el retorno de quienes se fueron de los partidos
tradicionales?

 

Ese es nuestro principal desafío. Sucedió ya en las elecciones departamentales en Montevideo, donde el Frente perdió votos, pero aumentó el voto anulado o en blanco.

En aquel momento lo adjudicamos a la falta de tiempo, porque fue una campaña muy corta que no permitió un trabajo de convencimiento. Por eso es bueno que ya lo sepamos ahora con tanta anticipación, porque hay que trabajar sobre esos indecisos.
Es cierto también que las encuestas tienen un valor bastante relativo en estos momentos porque la gente no está pensando en quién va a votar. Está pensando en sus problemas cotidianos.
Pero nuestra obligación es marcar ciertos temas para que la gente se dé cuenta de que estamos en una franca decadencia social. Ésta es una sociedad que ha perdido valores, que se ha dividido.
Este enfrentamiento es lo contrario al modelo de sociedad que nos ha caracterizado como nación y como sociedad.
Tenemos que tratar de empezar un proceso de recuperación de aquellos valores, porque detrás de todo esto viene la violencia, el consumo de drogas y otras circunstancias no queridas que suelen ser la consecuencia de una sociedad fracturada, de una educación en franca decadencia, especialmente en los lugares
más pobres, donde más se necesita.
Si no se le pone un parate a todo esto, no sé dónde vamos a terminar. Entonces nosotros tenemos que trabajar en ese sentido, marcando, señalando y por otro lado diciéndole a la gente qué es lo que pensamos hacer para revertir esta situación.
Tú decías recién que parece que la gente no reaccionara mientras tuviera plata en el bolsillo. Esa fue una de las cosas que señalé en mi discurso en el congreso. La gente suele repetir que mientras la economía ande bien va a ser difícil ganarles.
¿Nada de lo demás importa? ¿No importa la pérdida de la calidad de la democracia? ¿No importa la pérdida de una sociedad integrada, con una gran clase media, donde nadie era más que nadie? ¿No importa el caos y la decadencia en la educación, que hipoteca futuras generaciones? ¿No importa lo que está pasando con la salud? Yo creo que si, importa. Todo eso hay que pararlo rápidamente y no va a ser la izquierda quien lo va a parar.

Cuando mencionaba plata en el bolsillo no me refería solo a quien percibe un buen salario. ¿No crees que parece bastar un plan del Mides, o cualquier pequeño beneficio para ir tirando…?

Bueno, creo haber demostrado en la interpelación que le hice al Ministro Olesker que lo único que hay aquí son programas sociales de transferencia de plata y punto. La gente pasa a depender de esa transferencia de dinero y no se le da ningún instrumento para poder salir de la situación en que se encuentra.
Es lo más denigrante que se puede hacer por el prójimo. Se debe ayudar, en momentáneamente con recursos, pero para siempre con educación con capacitación, con mecanismos que le permitan acceder a un trabajo que le permita vivir dignamente.
Hay un montón de gente que se está convirtiendo en el botín electoral del Frente Amplio. Porque le dan la plata y a la hora de las elecciones, no tengo duda que les van a exigir el voto.

¿Cuál es tu posición respecto de mecanismos electorales que permitan que la oposición sume votos?

Para Montevideo comparto la posición que han adelantado algunos compañeros y que está impulsando el senador Penadés.
Esto lo planteó en la departamental y yo sugerí que hiciéramos una jornada completa de evaluación de la estrategia que el Partido tiene que seguir en el departamento de Montevideo. Y esto no va en desmedro de nadie.

¿Qué opinas del lanzamiento de la candidatura de Jorge Gandini?

Jorge Gandini anunció que quiere ser candidato a Intendente. El hecho de que optemos por un lema accidental en Montevideo no le impide ser candidato. Pueden ser varios. Por eso digo que un mecanismo de esa naturaleza no sería en contra de nadie, sino a favor fundamentalmente de los ciudadanos de Montevideo. Porque el objetivo es sacar al Frente Amplio del gobierno departamental.
Por eso en lo departamental y en aquellos departamentos en los cuales tengamos este problema de que el Frente Amplio tiene un electorado cautivo que aunque la basura llegue al segundo piso parece que no lo ve, me parece bien que quienes estamos en una misma posición nos juntemos.
Yo voy a apoyarlo y me parece que no es un mecanismo tan complicado.

¿Y en lo nacional?

En lo nacional, eso no es constitucionalmente posible. Pero tenemos el mecanismo del balotaje que nos permite juntarnos para votar un presidente. El Partido Nacional dio una demostración de su compromiso con ese instrumento cuando apoyó la candidatura del Dr, Jorge Batlle que terminó siendo Presidente de la República. El Partido se jugó todos los boletos y en toda la cancha. Es un buen ejemplo de que cuando opera bien el mecanismo del balotaje, se obtiene el resultado esperado. No diría lo mismo de la última campaña electoral, cuando no hubo una acción tan decidida para que esa segunda vuelta pudiera juntar a todos los que pensábamos igual.

¿Crees que en la próxima elección pueda operar bien el mecanismo? Porque en el Partido Colorado, el candidato será el mismo que en la elección anterior.

Será el mismo. Pero yo creo que la gente no nos perdonaría, a ninguno de nosotros, que no hiciera el esfuerzo para sacarlos y a ninguno de nosotros que no se mostrara decididamente a favor del candidato que estuviera compitiendo contra el candidato del Frente Amplio. Creo que sería el final político de quien no actuara decididamente en ese sentido. La muerte política… La gente está harta.
El reclamo que nos hace la gente todos los días, en todos lados, es ese: “júntense y sáquenlos”.

El modelo se agotó y el romanticismo de lo nuevo que empezó en 2005 terminó.
Es un proceso acumulativo. Hay gente que le adjudica a Mujica el fracaso, pero todo comenzó con la instalación del gobierno encabezado por Vázquez: La ley de educación, la reforma de la salud, el negocio de Pluna, la flexibilidad frente al delito, todo eso empezó con Vázquez. La responsabilidad de Vázquez hay que
tenerla muy clara. Y no hay que dejarse engañar con que hay radicales y moderados, mejores y peores. No, podrán tener diferencias ideológicas pero
son todos lo mismo. A la hora de votar y de tomar decisiones, siempre están todos juntos.
Son las cosas que tenemos que tener muy claras a la hora de convencer a la gente que el cambio somos nosotros.

Ana Lía Piñeyrúa

D
  

Multimedia