Noticias  - 28/8/12 - Nº 123                                                       


Insólito: el juez penal de Pando habría dispuesto el archivo de la denuncia contra los tupamaros 9 días antes de la presentación ”

 

El 8 de octubre en Pando:

“Marcha por un Uruguay en Paz,

toda la Verdad y la Justicia”

 

El hijo del civil inocente asesinado por los guerrilleros

en la “Toma de Pando” leerá una proclama

 

Por Anibal Steffen

 

Tal como lo adelantara oportunamente La Democracia, el hijo del ciudadano civil asesinado por los Tupamaros durante la “Toma de Pando” (8 de octubre de 1969) inició acción penal por crímenes de guerra contra los responsables de aquella acción guerrillera en la que intervinieron primerísimas personalidades del actual gobierno.

Diego Mauricio Burgueño Rebufello se presentó el  jueves 16 de agosto, en el Juzgado Penal de Pando, para formular cargos formales contra “los partícipes, ideólogos y demás involucrados del MLN en los sucesos” que incluyeron el “homicidio intencional” de Carlos Burgueño, padre del denunciante, “toma de rehenes” y otros gravísimos delitos.

 

“Archívese”

 

En la página web del poder judicial puede leerse la noticia de que “Conforme al dictamen del Fiscal Letrado Departamental, Dr. Pablo Rivas Vignolo, el Juez Letrado de 1º Instancia de Pando de 1º Turno, Dr. Gerardo Núñez, dispuso el archivo de la denuncia penal por crímenes de guerra (homicidio intencional de Carlos Burgueño, toma de rehenes y ataque intencional) instaurada respecto del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T)”.

Tomando en cuenta que la denuncia involucraba a principalísimas figuras del actual gobierno, tal decisión era predecible.

Lo que llamó poderosamente la atención es que la noticia publicada en la página oficial del Poder Judicial  está fechada el 7 de agosto, cuando Burgueño presentó la denuncia en el juzgado de pando recién el 16, o sea 9 días después. La vista fiscal está firmada el 27 de agosto y la firma del juez ordenando el archivo está estampada el 4 de setiembre.

¿Es posible que el fiscal y el juez se hayan puesto de acuerdo en archivar la denuncia basándose en los trascendidos de prensa, antes que se formalizara la demanda? ¿Es posible que tal apresuramiento diera lugar a la publicación anticipada de la noticia en la web oficial del Poder  Judicial? Todo parece posible en el Uruguay de hoy.

Uno de los problemas que debió enfrentar Diego Burgueño fue la dificultad de encontrar un abogado penalista dispuesto a tomar en sus manos un caso que golpea el corazón del gobierno.

Finalmente, según informó a La Democracia, Burgueño contrató al conocido penalista Miguel Langón, quien a partir de ahora lo patrocinará en su demanda.

El denunciante había solicitado al juez que fueran citados los siguientes integrantes del MLN de la época: Eleuterio Fernández Huidobro (actual Ministro de Defensa Nacional), Lucía Topolansky (esposa del Presidente de la República y primera senadora del Frente Amplio), Jorge Zabalza Waksman (cuyo hermano cayó muerto durante el operativo), Ruben Garcia Bianchimano, Yamandú Rodríguez Olariaga, Conrado Fernández Caveles, Elbio Cardozo Rodríguez. Élida Baldomir Cohelho, y José Emilio Cuttel, quienes habrían tenido diferentes grados de participación en los episodios que derivaron en la muerte, entre otros, de Carlos Burgueño, padre del denunciante, ciudadano totalmente ajeno a los hechos violentos que se estaban desarrollando.

También pidió que se reciba la información testimonial del policía (hoy retirado) a quién iban dirigidos los disparos de los tupamaros, uno de los cuales impactó en Carlos Burgueño.

El citado policía retirado aceptó voluntariamente proporcionar a la justicia su crucial testimonio, pero no fue convocado ya que el juez archivó el caso.

En la llamada “Toma de Pando”, además de perder la vida el ciudadano civil -y ajeno a los hechos- Carlos Burgueño, fueron abatidos tres guerrilleros (los jóvenes estudiantes Ricardo Zabalza, Alfredo Cultelli y Jorge Salerno); un policía resultó herido en el abdomen (el sargento de Radiopatrulla Enrique Fernández Díaz) y falleció después de 11 días de agonía, dejando dos hijos de 11 y 16 años); y finalmente otro policía (el Guardia de Metropolitana, policía, Ruben Zambrano) fue asesinado por los tupamaros un mes más tarde, en represalia por su actuación durante los sucesos de Pando.

El denunciante Burgueño invocó tratados internacionales integrados a la legislación uruguaya, por los cuales los “crímenes de guerra” enumerados en la presentación, “son imprescriptibles” y “no podrán declararse extinguidos por indulto, amnistía, gracia ni por ningún otro instituto de clemencia soberana o similar, que en los hechos impida el juzgamiento de los sospechosos o el efectivo cumplimiento de la pena por los condenados”.

El argumento jurídico se apoya fundamentalmente en lo establecido por la Ley No. 18.026 de 25/9/ 2006 (Cooperación con la Corte Penal Internacional en materia de lucha contra el genocidio, los crímenes de guerra y de lesa humanidad). Se le conoce como Tratado de San José de Costa Rica y fue el argumento de mayor peso utilizado por el oficialismo cuando anuló la Ley de Caducidad.

En la llamada “Toma de Pando”, además de perder la vida el ciudadano civil -y ajeno a los hechos- Carlos Burgueño, fueron abatidos tres guerrilleros (los jóvenes estudiantes Ricardo Zabalza, Alfredo Cultelli y Jorge Salerno); un policía resultó herido en el abdomen (el sargento de Radiopatrulla Enrique Fernández Díaz) y falleció después de 11 días de agonía, dejando dos hijos de 11 y 16 años); y finalmente otro policía (el Guardia de Metropolitana, policía, Ruben Zambrano) fue asesinado por los tupamaros un mes más tarde, en represalia por su actuación durante los sucesos de Pando.  

“Marcha por un Uruguay en Paz toda la Verdad y Justicia”

 Diego Burgueño informó a La Democracia que la jornada prevista para el próximo 8 de octubre, partirá a las 18:00 hrs. desde el Correo de Pando, que fue donde asesinaron a su padre, hasta la calle Carlos Burgueño, donde leerá una proclama.

Advirtió que pretende que la jornada tenga un carácter absolutamente apolítico y solicitó que nadie concurra con banderas o símbolos de ningún partido ni organización política.

El hijo del mártir de Pando pretende contribuir a revertir un relato oficial que presenta a los tupamaros como heroicos luchadores sociales y apunta a reivindicar los derechos de los familiares de los ciudadanos que fueron víctimas de la organización guerrillera, así como apoya los reclamos de las víctimas de la dictadura. “No hay muertos de primera clase y muertos de segunda clase”, sintetizó Burgueño.

 

Suscríbete al Boletín  Electrónico quincenal de

La Democracia digital

Gratuito


Síganos en Facebook