Inicio

Editorial

Entrevistas

Columnistas

Información

Contacto

 Columnistas   

Senador Jorge Larrañaga

Dr. Jorge Larrañaga

 13/12/13 - Nº 150

 

Con la droga no se transa
20 razones por las que no votamos

este proyecto de ley

 

 

 

1. El dilema entre Prohibicionismo o Legalización que propone el Gobierno es falso. Si el paradigma para dar respuesta al problema toma por foco la Demanda, la solución pasa por mayor prevención: educación, deporte, salud, sanidad, reducción de daños, familia y Valores. La Legalización de la marihuana pertenece al Paradigma de la “Oferta” y por tanto no solucionará los problemas vinculados a la Demanda.

2. La claudicación ética. El gobierno plantea que la legalización supone un “sinceramiento” de Valores. No es así. La legalización de la marihuana supone una confusión y degradación de Valores, que desdibuja los límites y envía un mensaje equívoco a nuestros jóvenes.

3. Inconstitucionalidades. El art. 44 de la Constitución establece que “El Estado legislará en todas las cuestiones relacionadas con la salud e higiene públicas, procurando el perfeccionamiento físico, moral y social de todos los habitantes del país. No se comprende cómo la legalización de la marihuana se compadece con el deber de cuidar la salud de los ciudadanos por parte del Estado. Otra inconstitucionalidad está planteada en el artículo 10 del proyecto

4. Se violan Tratados Internacionales. El Órgano Internacional de Control de Estupefacientes (OICS), organismo de la ONU, ha manifestado su “preocupación” por el proyecto uruguayo, al considerar que violaría los tratados internacionales sobre control de drogas, ratificados por el país.

5. Experiencias Internacionales. El gobierno uruguayo ha enmarcado el plan en la postura de la Comisión Global de Política de Drogas. Sin embargo, la estatización del mercado de la marihuana es una propuesta insólita en el mundo. El diseño del proyecto uruguayo no tiene similar en el mundo.

6. “Experimento”. Resulta degradante utilizar al país y a sus jóvenes para un experimento de esta naturaleza. Uruguay y los uruguayos no somos cobayos.

7. Separación de Mercados. Según el Gobierno, legalizar la marihuana reducirá el mercado negro y separar mercados evitará acceso a drogas más duras. Consideramos que separar mercados no evitará esto. El mercado negro se mantendrá por un tema de costos y convivirá con el mercado legal, incluso puede mutar hacia drogas sintéticas y aumentar.

8. Narcotráfico. El Gobierno sostiene que el monopolio estatal de la sustancia disminuirá el narcotráfico pues le sustraerá el mercado de la marihuana y disminuirá el consumo pues el mismo estará regulado y controlado pudiendo detectarse a tiempo los casos de consumo problemático.No es así. Para poder competir con el mercado negro el gobierno deberá ofrecer un producto competitivo, es decir, de mejor calidad y más barato, y si eso ocurre determinará una extensión de la oferta que aumentará el consumo. Asimismo, la legalización disminuye la percepción del riesgo y esta estudiado que cuando eso ocurre también aumenta el consumo.

9. Trazabilidad. “El Mercado estará bajo control” dice el Gobierno. Eso es un mito. El mercado puede tornarse ingobernable e incontrolable. Actualmente habría 120.000 usuarios que consumen 22 toneladas anuales. El autocultivo y el mercado negro impedirán que pueda controlarse mínimamente la calidad de lo que se planta en el país. La trazabilidad es un mito. La sustancia se adulterará. La legalización no impide la existencia de un mercado negro tal como ocurre con el tabaco (contrabando). Ese mercado fomentará la agregación de componentes adictivos para aumentar la venta. Existen más de 400 variedades de sustancias.

10. Pasta Base. “La legalización reduce el consumo de pasta base pues favorece que los consumidores migren hacia drogas más blandas”. No está probado que la legalización sea una estrategia efectiva para reducir el consumo de pasta base. Además, ¿cómo se evitará que los adictos a la pasta base levanten su dosis de marihuana y la lleven a la boca para cambiarla?; por tanto, lo más probable es que la marihuana estatal acabe en el mercado negro. El adicto con la droga en su poder se convertirá en un agente de promoción del consumo o en el peor de los casos en un dealer.

11. Efectos Tóxicos sobre la Salud. Los efectos de la Marihuana son tóxicos. La marihuana contiene más de 400 productos y la mayoría de ellos no han sido estudiados. El daño a la salud está probado. El registro no impide la venta libre. No hay control previo o por parte de un médico. En cualquier momento podemos estar vendiéndole la sustancia a alguien a quién pueda causarle severo daño. Está demostrado que si el consumo comienza a los 15 años o antes daña irreversiblemente a la persona.

12. “Descentralización” y cobertura sanitaria. El proyecto no contempla la realidad del interior del país. En especial no contempla las dificultades en materia de cobertura de salud. No se consideran las diferencias y carencias de distintas localidades donde se legalizará la marihuana pero no se garantizará de ningún modo la respuesta sanitaria del Estado

13. Turismo de drogas. Se ha dicho que “Quien consuma tendrá una tarjeta para no excederse de los 40 gramos por mes y con un código de barras, para preservar el anonimato. Solo será para residentes para que no se haga un turismo de drogas como en Holanda”. El turismo de drogas no se evitará pues la droga será adquirida igualmente.

14. Dilemas operativos. ¿Cómo transportará el Gobierno la marihuana a las farmacias, en especial las que quedan a 500 km? ¿Qué ocurrirá en los casos donde las farmacias se nieguen a vender? ¿Qué cantidad de kg. de marihuana deben tener en su poder las farmacias para cubrir la demanda? ¿Qué medidas adoptará el gobierno para proteger a esas farmacias y a sus titulares del posible asedio del narcotráfico?

15. Costos. El Estado “igualará el precio del mercado negro”. ¿Cómo? ¿Con subsidios? Los costos de producción serán más altos y por tanto la única forma de igualar precios será con subsidios. La producción y venta de marihuana de calidad requiere: humedad, riego, temperatura, invernadero, control genético, control de THC por flúor, secado, control de laboratorio, control de calidad, selección de semillas, etc. Si a esto le sumamos el costo de mano de obra la droga no podrá ser barata y un alto costo puede hacer colapsar todo el sistema.

16. La Institucionalidad. Se crea un Instituto que no contará con recursos económicos. Se dejará todo librado a la reglamentación.

17. Riesgos en el tránsito y en las relaciones laborales. Se afectará la seguridad vial y también se generarán riesgos en el mundo del trabajo. La marihuana afecta el sistema nervioso central, altera la capacidad de concentración, la coordinación motora, la capacidad de reacción y las percepciones. Como los efectos persisten varias horas, un operario peligra y arriesga a otros si trabaja “bajo la influencia” de la droga.

18. Acceso y consumo problemático: Estatizar el mercado de marihuana es un enorme error. La legalización garantizará el acceso y por tanto aumentará el número de consumidores y al hacerlo aumentará (lógicamente) el número de adictos. O ¿Por qué cree el Gobierno que no existen adictos a la heroína en el Uruguay? O ¿Por qué no había adictos a la pasta base hasta el año 2000? Porque en ambos casos no había acceso a la sustancia.

19. Cultura: Este proyecto de ley dejará una profunda huella en nuestra matriz cultural difícil de revertir. La legalización fomenta la dependencia y atenta contra el desarrollo espiritual de la persona.

20. El Gobierno empuja al país a un enorme problema del cual no se sabe cómo se saldrá. El daño está hecho aún antes de la aprobación de la ley que legaliza el comercio de la marihuana, porque la baja percepción del riesgo más la masiva publicidad que se ha hecho, incrementará de manera importante el consumo.    Jorge Larrañaga

SUSCRÍBETE

Boletín  Electrónico de La Democracia digital

Gratuito

Noticias por email

 


 

Síguenos en Facebook