Inicio

Editorial

Entrevistas

Columnistas

Información

Contacto

Columnistas  11/4/14 - Nº 154                                            

Dr. Guillermo Fossati

 

Comprensión lectora:
Un tema central en la agenda educativa
 

 

 

 

Tenemos un 47% de nuestros jóvenes de 15 años con un nivel notoriamente insuficiente en la escala de lectura (PISA 2012). No llegan a lo que se ha denominado umbral de alfabetización. Los mejores de este 47% han logrado la automatización de las destrezas básicas del proceso lector pero tienen dificultades para identificar las ideas y los conceptos principales del texto, conectar ideas y piezas de información, y captar lo que no está dicho de manera literal en el texto (inferir). Son jóvenes que tienen claras dificultades para comprender textos con formatos diferentes. En definitiva, fallan en la comprensión lectora (lo que el lector sabe y comprende después de haber leído el texto). Otros, los más críticos, no logran decodificar bien los textos presentados en la prueba y seguramente fallan incluso en los procesos mismos de comprensión (los procesos cognitivos mediante las cuales el lector llega a la comprensión lectora). Carecen de lo que se requiere para poder elaborar una representación mental coherente del contenido del texto. No logran interpretar el texto más allá de la información explícita. En consecuencia, no logran construir significado y comprender lo que están leyendo.

En términos generales, los problemas de comprensión lectora que se ponen en evidencia en las pruebas PISA se explican en mucho por una muy limitada o insuficiente exposición y práctica de la lectura en las etapas previas y la falta de familiaridad con variedad de textos en formatos diferentes. También se explican, entre otras cosas, por la falta de familiaridad con las temáticas propuestas en los textos de las pruebas y escasez de buenos conocimientos de base (el sistema de conocimientos que ya tiene el alumno) y la capacidad para acceder a esos conocimientos. Es decir, el acervo de conocimientos relevantes adquiridos por el alumno a lo largo de la educación formal y no formal y su capacidad para activar y aplicar conocimientos.

Si bien nuestra educación pública en la educación media está, por distintas razones, en estado de emergencia, los problemas de nuestra educación pública comienzan con la educación primaria y más atrás. Muchos alumnos finalizan la educación primaria sin haber adquirido las capacidades básicas para leer y entender lo que leen. Los repetidores del primer grado de la educación media pública (alrededor de un 40%) son los mismos alumnos que un año antes promovieron sin problema la educación primaria. Las insuficiencias de la educación primaria se hacen visibles en secundaria cuando las demandas académicas exigen y ponen a prueba las habilidades de comprensión de textos. Esto no debe interpretarse como descalificación a la escuela pública y a la labor de los maestros. Muy por el contrario, estamos jerarquizando a la escuela pública. Estamos diciendo que para nosotros los logros en PISA y más allá, comienzan en la educación primaria y más atrás.

Hay que mejorar la calidad y relevancia de nuestra educación desde las bases. Una buena educación primaria sustenta todo el trabajo curricular posterior. Sabemos que muchos alumnos empiezan mal y no reciben debida atención en tiempo y forma. Sabemos también que la existencia de un atraso inicial sigue luego pesando en los años siguientes y se convierte muchas veces en un fracaso escolar generalizado en los años posteriores. Más aún, muchos de los procesos más importantes para el desarrollo del potencial para el aprendizaje tienen lugar antes de que el niño entre por primera vez en un aula. No es lo mismo un niño al que se le leen cuentos y crece en un entorno donde existe el libro y se estimula el lenguaje oral que un niño carente de estas oportunidades.

No me canso de repetirlo, tenemos que reforzar el principio de intervención oportuna y temprana para reducir la chance del atraso inicial. Rescatar al niño para salvar al adolescente y al adulto. Las políticas de familia, de infancia y educativas son interdependientes y hay que verlas como un todo integrado.

ALGUNAS PROPUESTAS

Mayor apoyo a las escuelas y liceos emplazados en las zonas más desprotegidas:

Generar importantes incentivos para atraer mejores maestros y profesores a las escuelas y liceos emplazados en las zonas y barrios más desprotegidos (ejemplo: apoyos compensatorios y complementos salariales asignados al lugar de enseñanza).

Necesitamos un sistema equitativo de la educación orientado a fortalecer y apoyar a los alumnos con mayor necesidad de atención especial y ayuda pedagógica. Nuestro sistema educativo público no apoya a los estudiantes más vulnerables y esto no es culpa de los docentes.

Programa Red de Bibliotecas Públicas Gratuitas dirigida a niños y adolescentes:

Bibliotecas en todo el país con servicios disponibles y llegada a la gente (tanto física como virtualmente), asociadas a los centros de estudio, trabajando en red con bibliotecas locales, regionales, y nacionales, donde los libros impresos convivan con los virtuales. Los municipios serían los responsables del mantenimiento de las bibliotecas públicas con transferencias de recursos desde el Gobierno Central a los Municipios y apoyo local.

Propósito: fortalecer el capital cultural y poner los libros (impresos y virtuales) al alcance de la gente; democratizar el acceso a la información y la cultura; promover la lectura “en línea”; estimular y desarrollar los hábitos de lectura; promover la lectura compartida de adultos y niños en el contexto familiar y en los centros educativos a los que asisten los niños; acercar los libros a la vida del niño antes de su ingreso a la escuela; desarrollar una bien pensada campaña para crear el gusto y el placer por la lectura, ofrecer a los usuarios un lugar seguro para reunirse (servicio a la comunidad), etc.

Un niño pequeño al que se le leen cuentos desarrolla el lenguaje oral y su capacidad de comprensión receptiva, desarrolla la curiosidad y el gusto por la lectura, aumenta significativamente su vocabulario y su desempeño lector posterior en el entorno escolar formal. Un niño que ya está aprendiendo a leer y lo hace con frecuencia y con entusiasmo, construye y adquiere vocabulario, automatiza los procesos de reconocimiento visual de la palabra escrita, y aprende a leer con fluidez (rapidez y precisión). Un niño en edad escolar avanzada y un adolescente que leen con frecuencia enriquecen su capacidad de comprensión lectora y tienen mucha más chance de ser lectores competentes en el futuro y tener éxito en sus estudios y más allá de sus estudios.

Más y mejores escuelas de tiempo completo

Necesitamos más y mejores escuelas de tiempo completo que estén pensadas para reforzar la alianza centro educativo-familia-comunidad. Un primer gran paso, a lograr en el próximo quinquenio, es llegar a tener 500 escuelas de tiempo completo priorizando la atención a la población más vulnerable.

Escuelas de tiempo completo que se constituyan también en un centro social (centro de barrio) al servicio de la comunidad para actividades educativas, culturales, y otras de carácter social. Escuelas de tiempo completo que, en colaboración con la biblioteca pública local, ofrezcan espacios y tiempos pensados y organizados para la lectura compartida de adultos y niños. Un tiempo de lectura diaria en voz alta donde los niños y niñas de diferentes edades, junto con sus familias (madre, padre, etc.), tengan la oportunidad de escuchar de parte de educadores y adultos en general cuentos, historias y narraciones (lecturas apropiadas para la edad).

        Guillermo Fossati

SUSCRÍBETE

Boletín  Electrónico de

La Democracia digital

Gratuito

Noticias por email

 


 

Síguenos en Facebook