Inicio

Editorial

Entrevistas

Columnistas

Información

Contacto

Columnistas  11/4/14 - Nº 154                                            

 

Dr. Alejandro Lafluf

    

 

Por qué la Izquierda

cae en el Corporativismo

 

 

 

 

Vamos a explicar cuál es la razón filosófica por la cual el Frente Amplio cae una y otra vez en el Corporativismo. Desde ya adelanto que la razón no es casual ni coyuntural sino profunda y genética y constituye una de las identidades fundacionales de la Izquierda.


Me explico: desde los tiempos de Macpherson sabemos que (lamentablemente) “liberalismo” y “democracia” nacieron con significados distintos, mientras el primero refería a una régimen político que respetaba y garantizaba las libertades la segunda nació identificada con el jacobinismo y las demandas sociales. Se necesitó de todo el Siglo XX para tender un puente entre ambas.

 

El problema es que ese puente nunca terminó de tenderse en América Latina como enseña Laclau. ¿Por qué? Básicamente porque los Estados liberales se constituyeron en la segunda mitad del siglo XIX, como una forma de organización política que se dieron las oligarquías terratenientes locales, con escasa capacidad para absorber las demandas democráticas de las masas.

 

Por eso cuando las movilizaciones de estas últimas adquieren una intensidad creciente al comenzar el nuevo siglo, ellas se expresaron a través de formas políticas que rompían con las reglas del liberalismo –en muchos casos a través de dictaduras militares de carácter nacionalista (que eran democráticas porque respondían a las aspiraciones de las masas, pero que definitivamente no eran liberales).

 

Se da así una bifurcación en la tradición latinoamericana entre una corriente liberal y otra popular. Esta dualidad dominará el conjunto de la historia latinoamericana del siglo XX y está aún viva, con la peculiaridad de que los nuevos regímenes nacional-populares latinoamericanos son respetuosos (por lo menos) de las formas estatales liberales de un modo que no lo habían sido los populismos de viejo cuño. (Ernesto Laclau “La razón populista”).
 

Ahora bien ¿por qué la Izquierda, además de su impronta populista, cae una y otra vez en el Corporativismo? Alguien podría preguntar ¿acaso la izquierda no advierte que los intereses corporativos no pueden representarnos a todos? ¿Por qué el Frente Amplio apela una y otra vez a los intereses corporativos como si éstos representaran “lo Universal”?

 

La respuesta no es política sino filosófica y es la siguiente: Para Hegel el Estado era “lo Universal” mientras que la Sociedad Civil era el mundo de los intereses particulares. Para Marx, sin embargo, el Estado no representa lo Universal porque el Estado también está dominado (cooptado) por los intereses de la clase dominante. Esta concepción determinó que Marx ubicara la instancia universal ya no en el Estado (y por supuesto tampoco en la Sociedad Civil como lo haría un auténtico liberal) sino en el Proletariado.

 

La función de representar lo universal pasó así del Estado al Proletariado. Por eso Marx postulaba la extinción del Estado, ya que luego de la revolución el Estado como tal (y también la política, agrego yo) no tenía ningún papel que jugar ni ningún rol que representar. El pensamiento marxista de que el proletariado representa lo universal contaminó para siempre la práctica política de la izquierda. Y esta es la razón por la cual el Frente Amplio apela todo el tiempo a los corporativismos sindicales hasta ponerlos incluso por encima de todo.

 

No porque no se de cuenta de lo que está haciendo sino porque realmente cree que en los corporativismos radica el espíritu del Proletariado y que éste representa la instancia universal y por tanto que sus intereses son los intereses de todos…Esto es muy profundo y no cambiará con Vázquez.

 

La única forma de cambiar esto es volver a instalar la idea de que lo universal pertenece a la Sociedad Civil en su conjunto y no a ningún grupo en particular por más bienintencionado que éste sea.

 

Es necesario recobrar la sociedad civil como el lugar natural de la libertad, como el lugar donde estamos todos con nuestras diferencias, virtudes, intereses e ideales. Y para esto, es necesario el Partido Nacional.
 

SUSCRÍBETE

Boletín  Electrónico de La Democracia digital

Gratuito

Noticias por email

 


 

Síguenos en Facebook